ALIMENTOS PARA EL CEREBRO


ALIMENTOS PARA EL CEREBRO



Bien sabemos que la alimentación es un fundamental en el desarrollo del ser humano, es el proceso por el cual nos nutrimos para poder desarrollarnos satisfactoriamente en la sociedad, la alimentación se da gracias al sistema digestivo y sus funciones. 



Hay diferentes alimentos que por su composición ayudan a mantener saludable nuestra materia cerebro, así como otros "alimentos" que son dañinos para el. A continuación una lista de alimentos a tener en cuenta.

Añadir algunos ingredientes que han demostrado ser beneficiosos para el cerebro:
  • Grasas omega-3
  • Salmón, trucha
  • Nueces
  • Semillas de lino
  • Semillas de chía/grano
  • Cafeína en el té, café
  • Cúrcuma
  • Flavonoides y polifenoles
  • Arándanos
  • Arroz integral
  • Casi cualquier fruta o verdura
  • Espinacas
  • Tomates
  • Cebollas
  • Manzanas (especialmente piel)
  • Fibra insoluble
  • Cebada
  • Quinua
  • Chia
Otras cosas para el cerebro
  • Conexiones sociales
  • Un propósito en la vida
  • Estimulación mental del juego
  • Desafiar nuevas tareas
  • Respiración profunda
  • Meditación
  • Unos pocos (1-2) minutos de ejercicio muy intenso tres veces por semana después de 30 minutos de ejercicios moderadamente intensos (frecuencia cardíaca mayor que el 80% de 220 menos su calendario): el elemento más importante de esta sección
Evitar
  • Evite la grasa saturada (más de 4 gramos en una comida)
  • Grasas trans (totalmente)
  • Azúcares añadidos, jarabes (cualquiera)
Jarabes. El asesino en serie (o soda Killer si lo desea) de esta categoría es el jarabe de maíz de alta fructosa (HFCS). Es tan omnipresente en los alimentos empaquetados que aproximadamente 10 a 12 por ciento de las calorías diarias de la gente vienen de esta fructosa agregada. Incluir demasiado de este jarabe en su dieta interfiere al decirle a su cerebro que usted está lleno y debe dejar de comer. La industria alimentaria ha estado bombeando más y más HFCS en alimentos desde la década de 1970 porque es barato, se mezcla fácilmente en bebidas, y mejora el sabor y la vida útil. El resultado: ¡ comemos 1.000 veces más HFC ahora que cuando Nixon era Presidente — en promedio 63 libras al año!

La línea de fondo: conseguir lo obvio, y no tan obvio, endulzantes fuera de su dieta le ahorrará cientos de calorías al día y eliminar una sustancia que podría estar volteando interruptores metabólicos sin su permiso. Así es como:
Di no a a la soda (gaseosas) y otras bebidas endulzadas. Las calorías son suficientes razones para dejar de sorber caramelos líquidos:

Lea las etiquetas para encontrar los HFCS (Jarabe de maíz de alta fructosa) ocultos. Revise las listas de ingredientes de todos los alimentos procesados que compra para los HFCS (Jarabe de maíz de alta fructosa) (así como otros edulcorantes que no necesita, como el jarabe de arroz). Lo encontrarás en muchos panes, yogures endulzados y condimentos. Sólo comprar las marcas sin ellos, y sin duda en los primeros cinco ingredientes.

10 alimentos para aumentar su capacidad intelectual

Optar por cereales

Como todo lo demás en tu cuerpo, el cerebro no puede trabajar sin energía. La capacidad de concentrarse y enfocarse proviene de un suministro adecuado y constante de energía-en forma de glucosa en nuestra sangre al cerebro. Logre esto eligiendo cereales con un bajo-GI, que liberan la glucosa lentamente en el torrente sanguíneo, manteniéndole mentalmente alerta durante todo el día. Opte por los cereales integrales ' Brown ', el pan granero, el arroz y la pasta.

Comer pescado grasoso

Los ácidos grasos esenciales (EFA) no pueden ser hechos por el cuerpo lo que significa que deben ser obtenidos a través de la dieta. Las grasas omega-3 más eficaces ocurren naturalmente en pescados aceitosos bajo la forma de EPA y DHA. Las buenas fuentes de plantas incluyen linaza (linaza), frijoles de soja, semillas de calabaza, nueces y sus aceites. Estas grasas son importantes para la función cerebral sana, el corazón, las articulaciones y nuestro bienestar general. Lo que hace que el pescado aceitoso sea tan bueno es que contienen la forma activa de estas grasas, EPA y DHA, en una forma confeccionada, lo que permite al cuerpo usarlo fácilmente. Las principales fuentes de peces aceitosos son el salmón, la trucha, la caballa, el arenque, la sardina, el sardinas y el arenque. Los bajos niveles de DHA se han relacionado con un mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer y pérdida de memoria, mientras que tener niveles suficientes de EPA y DHA se cree que nos ayudan a manejar el estrés y ayuda a hacer el buen humor de la química cerebral, la serotonina. Considere un suplemento si usted es vegetariano. Los que siguen una dieta vegana pueden desear suplementar diariamente con un suplemento de Omega-3 basado en plantas, y como vegano no se olvide de agregar semillas como linaza y Chia a su dieta.

Snack en arándanos

La evidencia acumulada en la Universidad de Tufts en los Estados Unidos sugiere que el consumo de arándanos puede ser efectivo para mejorar o retrasar la pérdida de memoria a corto plazo. Están ampliamente disponibles, pero también se puede mirar hacia fuera para las frutas de color rojo oscuro y púrpura y verduras que contienen los mismos compuestos protectores llamados antocianinas.

Comer más tomates

Hay buenas pruebas que sugieren que el licopeno, un poderoso antioxidante encontrado en los tomates, podría ayudar a proteger contra el tipo de daño radical libre a las células que se produce en el desarrollo de la demencia, en particular el Alzheimer. Favorecer los tomates cocidos y disfrutar con un poco de aceite de oliva para optimizar la absorción y eficacia.

Añada vitalidad con vitaminas

Ciertas vitaminas B-B6, B12 y ácido fólico-se sabe que reducen los niveles de un compuesto llamado homocisteína en la sangre. Los niveles elevados de homocisteína se asocian con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular, deterioro cognitivo y enfermedad de Alzheimer. Un estudio de un grupo de pacientes ancianos con deterioro cognitivo leve encontró que después de dos años de intervención con altas dosis de B6, B12 y ácido fólico hubo significativamente menos contracción del cerebro en comparación con un subconjunto dado tratamiento con placebo. Opte por alimentos ricos en B como pollo, pescado, huevos y verdes frondosos.

Obtener un impulso de grosella negra y arándanos 

Durante mucho tiempo se ha pensado que la vitamina C tiene el poder de aumentar la agilidad mental y proteger contra la degeneración cerebral relacionada con la edad, incluyendo la demencia y el Alzheimer. Una de las mejores fuentes de esta vitamina vital son las grosellas negras y arándanos que mejoran la memoria. Otros incluyen pimientos rojos, cítricos y brócoli. 

Recoger las semillas de calabaza

Más rico en zinc que muchas otras semillas, semillas de calabaza suministrar este mineral valioso que es vital para mejorar la memoria y las habilidades de pensamiento. Estas pequeñas semillas también están llenas de estrés-el magnesio que revienta, las vitaminas de B y el triptófano, el precursor a la serotonina química del buen humor.

Apuesta por el brócoli

El brócoli es una gran fuente de vitamina K, que se sabe para mejorar la función cognitiva y mejorar la capacidad intelectual. Los investigadores han informado que debido a que el brócoli es alto en compuestos llamados glucosinolatos, puede ralentizar la ruptura del neurotransmisor, la acetilcolina, que necesitamos para que el sistema nervioso central funcione adecuadamente y mantener nuestros cerebros y nuestros recuerdos afilados. Los niveles bajos de acetilcolina se asocian con el Alzheimer.

Salvia

La salvia siempre ha tenido una reputación de mejorar la memoria y la concentración. Aunque la mayoría de los estudios se centran en la salvia como un aceite esencial, podría valer la pena agregar Salvia fresca a su dieta también. Añada al final de la cocción para proteger los aceites benéficos.

Comer más nueces

Un estudio publicado en la revista americana de Epidemiología sugiere que una buena ingesta de vitamina E podría ayudar a prevenir el deterioro cognitivo, particularmente en los ancianos. Las nueces son una gran fuente de vitamina E, junto con verduras verdes frondosas, espárragos, aceitunas, semillas, huevos, arroz integral y cereales.

La importancia del ejercicio

No olvides que además de una dieta saludable, el ejercicio ayuda a mantener nuestros cerebros afilados. La investigación sugiere que el ejercicio regular mejora la función cognitiva, ralentiza el proceso de envejecimiento mental y nos ayuda a procesar la información de manera más eficaz.